Blefaroplastia: La Técnica de los Cinco Pasos

Blefaroplastia: La Técnica de los Cinco Pasos

Refinamientos en la blefaroplastia superior: La Técnica de los Cinco Pasos

La zona de los párpados y sus alrededores es un territorio clave en la belleza facial y en los procesos de rejuvenecimiento. Unos párpados superiores atractivos y de aspecto joven deben tener un pliegue palpebral bien definido, con una piel lisa y regular y unos contornos suaves y con volumen.

La blefaroplastia superior, que trata tanto los párpados como la región que los rodea, es un tratamiento importantísimo en el rejuvenecimiento facial. En los últimos años esta intervención ha ido enriqueciéndose y refinándose con pequeños y delicados avances con los que se consiguen cada vez mejores resultados.

Aunque es cierto que la ejecución de la blefaroplastia no debe ser igual en cada paciente, ya que existen diferencias étnicas, diferencias anatómicas y diversos patrones de envejecimiento, hay una serie de pasos principales que deben incluirse en la mayoría de las blefaroplastias para conseguir unos resultados estéticamente impecables y un rejuvenecimiento natural.

Esos pasos fundamentales son los que definen la Técnica de los Cinco Pasos

1. Reposicionamiento del pliegue palpebral

El primer paso de la técnica es crítico para redefinir un párpado de aspecto joven. Se trata de descender ligeramente el pliegue palpebral, mantener la cicatriz escondida y extender la cicatriz lateralmente camuflándola con las pequeñas arrugas periorbitarias.

2. Eliminación de piel redundante

El diseño de la porción de piel que vamos a eliminar depende de la edad de los pacientes y de la cantidad de piel que sobre, prestando especial atención a la parte lateral que es donde generalmente se produce mayor descolgamiento de piel.

3. Ventana muscular

La mayoría de los pacientes que presentan envejecimiento pronunciado de la parte lateral de los párpados se benefician de la eliminación controlada de una pequeña porción de músculo del párpado. Esto nunca afecta a la movilidad de los párpados y ayuda a definir el pliegue palpebral. Es en esta fase donde en caso de necesidad se puede realizar una cantopexia lateral, que ayuda a tensar y elevar la esquina lateral del ojo y el párpado inferior.

4. Cierre cutáneo compensador

Hay que reaproximar la piel y compensar el diferente grosor de una lado y otro de la incisión mediante la realización de una sutura interna, sin puntos a la vista y cuya retirada es sencilla e indolora. La cicatriz suturada de esta manera queda perfectamente camuflada.

5. Recuperación de volumen

Este paso fundamental ayuda a recuperar el contorno juvenil mediante la infiltración de grasa fraccionada bajo las cejas, en el contorno de la órbita y mínimamente debajo del músculo de los párpados. Se recuperan volúmenes perdidos por el envejecimiento y además se produce una regeneración de la dermis por efecto de las células madre que acompañan a la grasa.

La intervención descrita se realiza con anestesia local en unos 45 minutos y sus efectos son duraderos siempre que sigamos los clásicos consejos para una vida más sana. Recordamos: no fumar, protección solar e hidratación adecuada.